La lucha continúa.

  Ante los eventuales traslados que se estarán llevando a cabo en los próximos meses a un santuario en Estados Unidos, que incluyen a dos tigres del zoológico Villa Dolores y a dos leones del zoológico de Paysandú, decimos:

  La lucha continúa y no se detiene hasta que el zoológico esté cerrado y todos los animales estén libres o viviendo en reservas hasta ser reinsertados en sus respectivos hábitats.
En los planes de remodelación del zoológico Villa Dolores dice literalmente “la jirafa y la hipopótama permanecerán en Villa Dolores hasta que concluya su ciclo vital” y el mismo Eduardo Tabáres, director del zoológico, dijo que la jirafa y la hipopótama no se pueden trasladar a ninguna parte por su tamaño. En entrevistas realizadas a personas involucradas en el santuario desmintieron lo dicho por el director y dijeron que se podía trasladar cualquier animal, de cualquier peso y edad.
  ¿Será que los tigres han llegado ya a una edad que al zoológico Villa Dolores no le es útil exhibirlos por razones de la imagen que quieren crear? Es el caso de los leones que nacieron recientemente en Salto, si hay tanta preocupación por su conservación, ¿por qué no los sacan de entre las rejas y los trasladan a reservas hasta que puedan volver a su hábitat? Es simple, porque por ahora les sirven.
  ¿Las jaulas donde actualmente están los tigres recibirán más animales?, ¿es el traslado de los tigres parte del plan de reforma para que el zoológico se centre en animales de la selva sudamericana y el Atlántico sur?

  Insistimos: la vida no se negocia, la vida no es mercancía ni espectáculo. La lucha continúa y no es por las condiciones, es por la libertad. Villa Dolores tiene que cerrar, ya que todos los zoológicos son la negación de la libertad, tengan jaulas victorianas o jaulas modernas, tengan jaulas chicas o jaulas grandes, tengan animales autóctonos o animales exóticos. El zoológico Villa Dolores tiene que cerrar inmediatamente y todos los animales deben ser trasladados.

  Pronto los cuatro felinos estarán lejos de la constante observación, de los sonidos insoportables de Avda. Rivera y de los papeles de caramelos.
Adentro de las rejas y las cercas electrificadas del zoológico Villa Dolores quedan aún cientos de animales, afuera tenemos que responder.

Coordinación contra el zoológico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s